Es un vehículo legal que te les otorga a las personas en estado de insolvencia la posibilidad de renegociar sus deudas u obtener una exoneración de las mismas. La ley de segunda oportunidad busca garantizar la paridad de cobro entre acreedores y la posibilidad de volver a empezar a los deudores.