Todas las deudas ordinarias y subordinadas pueden ser exoneradas con la Ley de Segunda Oportunidad. Las únicas excepciones son las deudas con Seguridad Social y Hacienda, pero hay jueces que han realizado quitas y extensión en el plazo de los pagos. No se cancelan las deudas por alimentos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *