fbpx

Hola a [email protected],

Quiero compartir con vosotros mi satisfacción y sobre todo mi emoción porque cierro la semana con un gran éxito.

No es un éxito personal propiamente dicho, sino el éxito de un cliente que ha sido ayer exonerado de sus deudas, gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad.

Este cliente, J.G.P., llevaba 2 años malviviendo para sobrevivir…malviviendo para poder hacer frente al pago de sus deudas; pues, al igual que para él, para muchas personas la responsabilidad del pago de las deudas les lleva a situaciones inverosímiles.
Creédme que veo casos de absoluta desesperación, casos de personas que dejan de “vivir” porque su vida se convierte en un continuo ejercicio de supervivencia y acoso de los acreedores.

Conocí a J.G.P. hace unos meses y cuando le hablé de sus posibilidades de exoneración, acogiéndose a la Ley de la Segunda Oportunidad, no me creyó…increíble pero cierto….
¡La primera barrera a superar es conseguir que la gente se lo crea!
La Ley de la Segunda Oportunidad, es “una Ley”, no es un invento ,ni una herramienta comercial ….En mi despacho, sobre mi mesa tengo impreso el BOE ( «BOE» núm. 180, de 29 de julio de 2015 Referencia: BOE-A-2015-8469 ) y ¡a él me remito sin más y sin menos!

El caso es que J.G.P. estaba asfixiado y encerrado en lo que parecía un círculo viciado pues había entrado en morosidad al no poder hacer frente a unos recibos y ello ocasionaba que cualquier posibilidad de refinanciación se le bloqueara.
Lo primero que hice fue estudiar su caso valorando, haciendo un balance de su pasivo, sus préstamos, créditos…, de su activo, es decir sus bienes y, ¡de sus necesidades vitales! Pues en esto consiste esta Ley, en reconocer que las personas necesitan vivir y tienen derecho a rehacer su vida.
No quiero extenderme más allá de lo imprescindible pero os remito a la Exposición de Motivos, plasmada en el Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social :
EL OBJETIVO DE ESTE MECANISMO LEGAL NO ES OTRO QUE PERMITIR LO QUE TAN EXPRESIVAMENTE DESCRIBE SU DENOMINACIÓN: EL QUE UNA PERSONA FÍSICA, A PESAR DE UN FRACASO ECONÓMICO EMPRESARIAL O PERSONAL, TENGA LA POSIBILIDAD DE ENCARRILAR NUEVAMENTE SU VIDA E INCLUSO DE ARRIESGARSE A NUEVAS INICIATIVAS, SIN TENER QUE ARRASTRAR INDEFINIDAMENTE UNA LOSA DE DEUDA QUE NUNCA PODRÁ SATISFACER.

Para concluir….ayer ví llorar a J.G.P. pero esta vez lloraba de alivio y alegría, porque nunca más le volverán a acosar los acreedores y podrá dormir tranquilo y me sentí muy feliz, emocionada y satisfecha de haber podido ayudarle y formar parte de este momento de su vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Contactar por Whatsapp