concurso

Según el Consejo General de Economistas, los concursos de acreedores crecerán un 200% durante los próximos trimestres. Sin duda alguna, se trata de un número que podría asustar a muchas empresas en España. Por esta razón, explicaremos cómo evitar un concurso culpable tras el estado de alarma.

Evita el concurso culpable cuando termine el estado de alarma

coronavirus

La primera recomendación es no tomar decisiones precipitadas, ya que no es adecuado plantear un concurso en compañías viables cuando la actividad económica vuelva a la normalidad. Las empresas afectadas por el estado de alarma deberían disminuir los costos en la mayor medida posible. Como la mayoría de las empresas atravesará una situación de insolvencia (que podría ser transitoria), lo más recomendable es gestionarla mediante acuerdos con sus acreedores y proveedores para posponer sus vencimientos y deudas.

Eso sí, todas las medidas deben ser tomadas en cuenta por un administrador concursal en el caso de que finalmente se decida ir al concurso. ¿Por qué? Porque no todas las firmas podrán sobreponerse a la situación actual.

Sea como sea, es importante iniciar un plan de actuación lo antes posible y no esperar a que se termine el estado de alarma. De esta forma, se podrán reducir las dificultades por las que atraviesa la empresa.

También es necesario destacar que hay ciertas acciones por parte del deudor que podrían desvirtuar el presupuesto de una insolvencia actual:

  • La negociación de acuerdos de refinanciación.
  • La expectativa de nuevos contratos.
  • La entrada de nuevos socios o accionistas.
  • La solicitud o concesión de aplazamientos por parte de organismos públicos.
  • La novación en cuanto a la exigibilidad de la deuda con un número considerable de proveedores ordinarios.
  • La reclamación a deudores solventes.

Ojo, la situación del COVID-19 no sanará conductas irregulares anteriores. Es decir, que si ya había irregularidades contables, el hecho de estar ante un caso de fuerza mayor como el del coronavirus no evitará la culpabilidad del concurso.

Expertos en el tema indican que muchas empresas cierran todos los años por razones que no involucran a los administradores. Una de las causas es la incapacidad de generar flujos de caja suficientes para pagar las deudas. Y en ocasiones, esta incapacidad se debe a las decisiones equivocadas del administrador, pero esta no es razón para suponer dolo, negligencia o culpa grave.

concurso culpable

Cuando la decisión es tomada con suficiente información, sin interés personal, con buena fe y con proceso de decisión adecuado, el concurso no podrá ser declarado culpable por una decisión equivocada. Todo esto se debe a la llamada regla de discrecionalidad empresarial.

Por otro lado, es muy importante cumplir con los plazos para que un administrador concursal no califique como culpable el concurso y que el juez lo admita en su sentencia. La Ley Concursal obliga a presentarlo dos meses después del conocimiento de insolvencia. Sin embargo, la suspensión de los pagos procesales permite que los administradores societarios puedan empezar a contar cuando se levante la moratoria, siempre y cuando sus problemas financieros no vengan desde antes del estado de alarma.

Sea cuál sea la ayuda legal que necesites, en Adiós a Mis deudas contamos con abogados expertos que te pueden brindar una asesoría efectiva. ¡Comunícate con nosotros y listo!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *