fbpx

Adios a mis deudas

España, al igual que el resto de Europa, se vio inmersa en una gran crisis.

Miles de españoles perdieron su trabajo.

Miles de familias vieron repentinamente cercenados sus ingresos.

Miles de empresarios vieron que sus negocios dejaban de ser rentables debido a las caídas de la demanda……la vida económica de la población española se frenó brusca y trágicamente….

Pero las personas tenemos una sobrada capacidad para sobreponernos….

Esto lo dice el real decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social.

El gobierno de España aprobó un mecanismo legal que nos permite recuperarnos, un mecanismo legal que nos permite empezar de nuevo…un mecanismo que nos da ¡una segunda oportunidad!

El objetivo de este mecanismo legal no es otro que permitir lo que tan expresivamente describe su denominación: el que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer.

La medida es el equivalente de los procesos concursales y de bancarrota en empresas, sólo que llevado al ámbito personal y de los autónomos.

Pero, ¿quién puede acogerse a esta segunda oportunidad?:

  • El deudor de buena fe, es decir, aquél que cumple los siguientes requisitos:
  1. No habiendo sido declarado culpable en el concurso de acreedores.
  2. No habiendo sido condenado en sentencia firme por delitos contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico, falsedad documental, contra la hacienda pública y la seguridad social o contra los derechos de los trabajadores en los 10 años anteriores a la declaración de concurso.
  3. Que, reuniendo los requisitos necesarios, haya celebrado o, al menos, intentado celebrar un acuerdo extrajudicial de pagos.
  4. Que haya satisfecho en su integridad los créditos contra la masa, y los créditos concursales privilegiados y, si no hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previo.
  5. Que acepte someterse a un plan de pagos adaptado a su situación.
  6. Que haya colaborado, sin incumplir las obligaciones precisas a este fin.
  7. Que no haya sido exonerado, es decir, no se haya acogido a los beneficios de esta ley en los últimos diez años.
  8. Que no haya rechazado una oferta de empleo adecuada a su capacidad, en los cuatro años anteriores a la declaración de concurso.
  9. Finalmente, aceptar que la obtención de este beneficio se hará constar en el registro público concursal, por un plazo de cinco años.
  • Y, siempre que sus deudas no superen los cinco millones de euros.

Y, ¿cómo?:

Partiendo de la base de ser un deudor de buena fe:

A/        el primer paso será intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial con la empresa, banco o entidad financiera, es decir con los acreedores.

Este acuerdo extrajudicial parte de la premisa de que el deudor buscará como compensar razonadamente a los acreedores con todos los bienes que tenga “y que no necesite indispensablemente para vivir y/o realizar la actividad económica de la cual provienen sus ingresos y por ende, su capacidad de recuperación.

Así pues, se deberá proponer un plan “extrajudicial de pagos”, es decir, un plan de viabilidad y un calendario de pagos, pero este plan será adaptado a la situación económica actual del deudor, de manera que sus necesidades básicas de alimento y vida se vean protegidas.

Este proceso de negociación no se podrá alargar más de dos meses.

Al fallar esta negociación continuaremos la vía de la ley de segunda oportunidad.

El acuerdo extrajudicial previo que siempre hay que intentar alcanzar estará tutelado por un juez al que un mediador concursal se lo trasladará.

Si no hay acuerdo extrajudicial se entrará en la fase de concurso consecutivo durante la cual el juez podrá exonerar el 100%

Si bien parece un proceso complejo, no lo es, solo se necesita el debido asesoramiento y conocimiento de la ley.

Los asesores, en escrupuloso cumplimiento de la ley, ayudamos al deudor a acogerse a su “segunda oportunidad”.

A través de un formulario normalizado, recopilación de información acreedora, inventario del efectivo y los activos de los que dispone el deudor, sus bienes y derechos reales, ingresos……

× Contactar por Whatsapp